Bueno, quiero compartir esta experiencia, lo primero es que del viaje no puedo decir nada, porque me subí al carro en el pueblo y me quedé dormido, cuando me desperté ya estábamos en Florencia. El viaje fue un sueño.

Fue una gran experiencia haber compartido cuatro días con personas muy amables que no conocía.
En Florencia nos estaba esperando Yeferson, o mejor, Yepo, que nos llevó con Rodrigo.

(Fotos facilitadas por Re-Embotellando)

Fuimos en carro hasta una finca campestre donde recibimos el taller de dibujo y pintura.
Nos tocó alojarnos en carpas. En la madrugada hacíamos ejercicios, como Yoga, y después el taller.

Aprendimos a mezclar los colores y pinturas, luego, ya habiendo aprendido esto, estábamos listos para hacer el gran mural, una pared inmensa, a la entrada de Florencia.

Fue muy divertido preparar el mural y la idea de que pintar sobre esta pared vino después de haber escuchado el himno. ¡Quedó grandioso!

Por la noche hacíamos fogatas o solo nos metíamos a las carpas y hablábamos hasta bien tarde.

Gracias a todos por este espacio tan lleno de aprendizajes, a Rodrigo y Yepo y, mi compañera de Asojorio, Laura Camila Montoya y todos con quienes disfrutamos de este primer encuentro de Re-Embotellando.

 

 

Los invitamos a conocer en Facebook más de Re-Embotellando

 

Comentarios (FB)

Deja un comentario