Llegué a mi pueblo después de una exhausta temporada de estudio, con el entusiasmo de compartir con los niños, de verlos sonreír y también pelear pero lo maravilloso de todo es ver que al final terminen en el camino que pocos adultos transitan, la reconciliación; sentía la necesidad de aprender de ellos, de jugar con ellos.

Nos reunimos mis compañeros de club y yo, a hacer una planeación de actividades para vacaciones, una de las que elegimos fue proyectar películas, a lo que nosotros llamamos #CineAndo… pensamos en las panelas que donaron los comerciantes para el pasado V Festival RioPaz y que sobraron hasta que decidimos entre todos hacer un canelazo y presentar la película… Nos donaron panes y habitantes de la comunidad se unieron a colaborar con el evento.

Todo transcurrió bien y la gente tomó aguapanela hasta que se cansó.. Por último me quedo con las palabras de un niño del pueblo en el evento:

Gracias por hacer esto, es bacano que le den a uno cosas para tomársela con los amigos y viendo una película, sigan haciéndolo”…

 

Comentarios (FB)

Deja un comentario