Son un nuevo grupo, son nuevas muecas, nuevos gustos, nuevas manías, formas -físicas, espirituales, de hacer ruido y de hacer silencio-, nuevos hablaos, sonrisas, im-perfecciones, todas en este momento que verán, si se lo permiten, en este álbum. Veamos sintiendo, veamos con el corazón.

El tema a desarrollar fue el Dominio propio, con niños mayoritariamente entre 9 y 12 años y muchos de ellos rionegrenses de cepa.

Acertado fue poder integrarlo con la musicalidad, con la elaboración de instrumentos de música, todos los participantes, hijos de coteros, canoeros, campesinos y campesinas, jugadores de gallos, arrieros, madres solteras, jornaleros, asalariados, durante el sábado y el domingo 8 y 9 de junio fueron elaborando antaras, quenas y flautas.

Fueron anteponiendo objetivos a sus emociones, o tal vez otras emociones a las mociones mismas que les suceden y les atacan a diario, que los hacen querer una cosa y otra y otra en fracciones de segundos, como la de saber que se siente llegar, superar la cumbre, es decir, hacerse su propio instrumento, provocados por el sonido del mismo tocado por el profe Leo, un rolo del mundo pero lleno de folclor. Terminaron sus antaras más rápido de lo que pensamos así que, sin estar en los planes, se dieron indicaciones para realizar quenas, y flautas. Que velocidad la de estos chic@s., y que responsabilidad la nuestra como adultos, como sus referentes…

Al final haciendo balance nos damos cuenta que del Dominio propio, con que acudimos a procurar enseñar en ASOJORIO, aprendimos ambos, ellos y nosotros.

Aprendimos a posibilitar las acciones conscientes conectadas con nuestro espíritu, y el espíritu de quienes nos rodean, más allá de dominar emociones se trata de pasarlas por filtros de bondad, amor, felicidad, tranquilidad, hermandad, empatía, equilibrio y creación.

#Asojorio
#ElBienGerminaYa

Deja un comentario